Feeds:
Entradas
Comentarios

ENTRE TUS SUEÑOS…

Tengo miedo de quedarme a solas

Porque a penas quedo, me llenas el pensamiento.

Tengo miedo de quedar callada,

Porque a penas callo, pronuncio tu nombre en silencio.

 

…Y mi corazón no es mío.

No es mío para dar ¡y te lo entrego!

…Y tu boca no habla,

… Y tus ojos no dicen

…Y yo creo y pienso y forjo ilusiones

…¡Vanas ilusiones!

 

Y es tu amor nacido

El que hace mis versos:

¡Tu amor joven!  ¡Tu amor nuevo!

¡Tu amor loco!  ¡Tu amor niño!

 

Tu amor pensado por mí

Tu amor por mí creado

…Porque en ti no existe

Este amor divino que sueño.

 

Yo tengo las cadenas de otro amor,

Quizás algo cansado

Que necesita de mí para vivir,

Para amar y ser amado,

 

¡Y a ese amor yo amo!   Pero tú…

Tú eres tan diferente y tan igual al ideal soñado-

Tú encajas tan bien en mi existencia.

Tú llenas tan bien el hueco de mi alma,

 

Que ella misma te busca a cada instante,

Como a veces me buscas tú con tu mirada.

Porque tu alma y la mía, gemelas son,

Y porque son iguales, no es posible su unión.

 

…Si te alejaras…  Quizás sería mejor…

Tendría sosiego…  y paz…

¡No!  ¡No te alejes!

¡No te vayas de mí!

 

Quiero vivir así, soñando siempre…

Forjándome ilusiones transitorias…

Sintiendo esta intranquilidad y esta euforia

 

Cada vez que te veo, que te siento…

Cada vez que te miro, que te pienso…

¡Cada vez que despierto entre tus sueños!

EN MIS SUEÑOS

Descendió la noche sobre las tardías horas,

Del sol no quedó más que otra aurora,

Y la visión del alma me trajo las sombras

De tu imagen muda que el recuerdo aún nombra.

 

Y estuviste allí, conmigo, y te miraba

Hacer y deshacer; y yo callaba…

Y tú callabas también, porque no hacían

Falta palabras entre tu alma y la mía.

 

¿Te amé en aquel instante?   -No recuerdo.

Ni recuerdo tu voz, ni a tu figura acierto,

Porque el tiempo pasó y con el día

Se esfumó tu presencia y mi alegría.

 

Y tu rostro se alejó de mi retina

Como se aleja el mar desde la arena:

Murmurando suspiros, acariciándola toda,

Quejándose… al rumor de cada ola…

 

Y volvió la tristeza, y regresó el hastío,

Y mis ojos lloraron olvidando el olvido…

La visión del alma me llevó las sombras

De tu imagen muda que el recuerdo aún nombra…

¡NO SUFRAS, CORAZÓN…!

No sufras, corazón, quiero hoy que rías.

No vale tanto el querer que tú le has dado

Si cruel e ingrato tu amor ha traicionado

Abandonando tu ilusión, tu vida.

 

A otros brazos irá, aún sin razones

Que logren aquietar su loco agravio.

Pero se alejará, y en otros labios

Tratará de encontrar nuevas pasiones.

 

¡No sufras más por él!  ¡No grites tanto!

Deja que siga solo su camino.

No te inquietes ya más, si en tu destino

Él sólo te dejó surcos de llanto.

 

Calma al fin tu sufrir.  Que hoy amanezca

En tu alma un latido de alegría.

Recuerda que eres tú la vida mía

Y si me faltas ya, tal vez perezca.

 

Él no entendió tus ansias de quimeras

Henchidas de afanosas ilusiones.

Sació sólo en tu sino sus pasiones

Forjadas en su vida traicionera.

 

¡No gimas más, no llores, no te abrumes!

¡Ten orgullo y ten fe!  ¡Alza tu frente!

Que el tiempo no ha de ser siempre inclemente

Y el sol pronto saldrá en tu mar de espumas.

 

¡No sufras, corazón!  Quiero hoy que cantes,

Que olvides tu pesar y tu agonía.

¡Quiero verte reír!  ¡Quiero hoy que rías!

¡Aunque en tu risa esté él, igual que antes!

HOY

Hoy quiero tenerte tan sólo un instante.

Un instante tan sólo te pido por hoy

Hoy no te perdono el tenerte distante,

Hoy yo necesito sentir tu calor.

 

Hoy más que nunca anhelo tus brazos,

Tener tus caricias, besarte hasta el fin,

Porque mi alma toda te pide, y acaso,

¡Hoy más que nunca te haga feliz!

AYER

Ayer presentí en tus ojos un halago

Que hizo estremecerme de alegría.

La luna reposaba sobre el lago

Y tú, junto a mi lado, sonreías.

 

No sé cuándo pasó, ni en cual instante

Sentí sobre mis labios tus caricias.

Pero pude apreciar aquel constante

Latir del corazón con avaricia.

 

Cesó un instante la fogosa dicha

Al quedarme entre tus brazos vacilante.

Murió en tus labios la feliz sonrisa

¡Y ya no tuve más miedo de amarte!

NUESTRO AMOR

¡Cuan grande y hermoso es nuestro amor, amado!

Tan grande, que a veces su encanto se rompe,

Y como la luna en el cielo estrellado,

Detrás de una nube su fulgor esconde.

 

Entonces doquiera está negro y sombrío.

Tus ojos reflejan un pesar muy hondo

Y mi alma intranquila, como el mar bravío,

Se aquieta y se aqueja desde el mismo fondo.

 

Qué triste y que turbia mi vida se queda…

¡Qué dolor amargo se anida en mi pecho!

Y si acaso callas y de mí te alejas,

Llorando me paso la noche en mi lecho.

 

Y tú, mientras tanto: ¿Qué piensas? ¿Qué sientes?

¿Por qué te marchaste en aquel momento

si es cierto que sabes lo que hay en mi mente

y tu amor me abarca todo el pensamiento?

 

… Das vueltas y vueltas también en tu cama,

No puedes tampoco conciliar el sueño

Y ya cuando el sol alza en la mañana,

Te das cuenta al fin de que eres mi dueño.

 

Ya regresas de nuevo feliz a mis brazos,

Implorando perdón, perdonando a la vez,

Tu mirada en mis ojos, tu beso en mis labios

Y un amor más inmenso renaciendo después.

 

¡Cuán grande y hermoso es nuestro amor, amado!

Tan grande, que a veces parece fugaz,

Y como la luna en el cielo estrellado,

Al pasar la nube… ¡Brilla mucho más!

¡CUÁNTO TE EXTRAÑO!

¡Cuánto extraño tus besos, tus caricias,

Tus palabras de amor, las ilusiones

Que juntos forjábamos sin prisa

En el fondo de nuestros corazones!

 

Cuánto extraño tus ojos juguetones

Haciéndome promesas al mirarme,

Y otras veces, llenos de sinsabores

Y de celos, queriendo castigarme.

 

Cuánto extraño tu boca deliciosa

Que siempre murmurando está un te quiero

O besándome a su antojo, caprichosa,

Desde aquel día último de Enero.

 

Cuánto extraño tus manos amorosas

Y tus brazos que me estrechen fuertemente.

Cada vez que me acuerdo de estas cosas

Me doy cuenta que te adoro locamente.

 

Cuánto ansío, mi amor, que tú regreses,

Sin ti no sé vivir.  Yo no te engaño

Cuando digo esa frase tantas veces…

Si supieras, mi bien, ¡cuánto te extraño!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.